fbpx

Para él, para ella, he vestido la bolsa azul de IKEA.
¿Quién no ha utilizado alguna vez la bolsa azul de Ikea?
Yo, soy una enamorada de ellas. Por su gran capacidad, utilidad y ese magnifico tejido azul de Ikea que la hace que dure «toda una vida».
Partiendo de esa premisa la he vestido. Sin perder su esencia natural. Toda la fuerza se queda en el interior, de forma que el tejido externo, con el que las visto, no sufre.
Además le he añadido una estupenda cremallera y cinchas de algodón 100% extra, que le dan ese «valor» a mi complemento mas original.

Todo empezó el día que llegué al taller y me encontré enormes retales de tejidos tirados por el suelo. Tejidos que para mí son únicos. Muchos de ellos irremplazables y sin posibilidad de repetición.

El aprovechamiento al máximo de los tejidos forma parte del ADN de mi marca. Hay que hacer algo con esos retales… para disgusto del taller. Empecé a llenar de retales una bolsa de Ikea vacia en el suelo y se me encendió la bombillita!!!

Así empezó todo.

Ufff se rompían las agujas «no nena, no podemos hacer esto… no es rentable».

Hice una bolsa única para mí, en un maravilloso paño de franela gris con las cinchas y cremalleras naranjas.

Se rompen agujas varias en la confección de una sola bolsa. Yo las considero mi accesorio mas original. Sin la bolsa de ikea pasaría a ser una bolsa más.

Cada bolsa nace de las necesidades de cada cliente. El sector masculino es un gran fan, enseguida le vieron la utilidad.

Excelente regalo para él y para ella. Me encanta como bolsa de campo, para los deportistas en general e ideal como bolsa de viaje para tus días de navegación u ocio.

es_ESES